Entradas

Drones asesinos

Imagen
                                Cuando en el libro "El Terror" podemos leer que nada de lo que en el se escribe es imposible y que TODO te puede pasar ya a ti, no mentíamos.                               No hay fantasmas, nunca los ha habido. ¿Dónde están los fantasmas de las legiones romanas? O es que solo salen los de esta época. Pues si, porque pensamos que pueden ser pliegues en el tiempo. Esto entre otras cosas como agujeros entre dimensiones, la teoría de cuerdas o muchas cosas más. Y para que se vea que la realidad supera la ficción, podéis ver como ya existen los drones asesinos. Y para terminar de arreglarla, el otro día nos decían en la televisión que con los coches eléctricos, los hackers, podían asesinarnos o atropellar a quienes quisieran aunque estemos nosotros dentro del coche. A cualquier invento útil, el hombre le sacará la punta para que sea un ladrón, asesino, o lo que se les ocurra.

Mi barrio del Carmen

Imagen
  Artículo Hoy: R. Mir - Mi barrio del Carmen      Quedan lejos, muy lejos, los recuerdos de mi infancia en mi barrio del Carmen.      Es por ello que cada una de mis notas quiere representar, según van emergiendo de mi interior, el espíritu alegre y festivo de mi origen, el pueblo valenciano, plasmándolo en este pasodoble que dedico a mi querido Barrio del Carmen.           Aquel barrio en el que nací y en el que un inolvidable 14 de octubre de sesenta  años atrás, aquella terrible riada arrancó una parte de mis raíces. No todas, alguna tuvo que quedar fuertemente arraigada sobre aquel barro que ha hecho que, a pesar de los años trascurridos y la distancia, los sentimientos florezcan en mí y se manifiesten, como no, en una de las formas de expresión más hermosas que en Valencia se pueden dar: la música. Autor: R. Mir.     

La torre de Babel

Imagen
 La torre de Babel           Partimos del principio de que no existen diferencias en la gente, aparte de que se sea una buena persona o mala, de que se sea honrado o un ladrón, etc... por o demás no existen otras. Lo mismo es un negro que un blanco, un hombre que una mujer, un niño que un anciano. La diferencia será la cultura y su humanidad.           Esta sería una ley general. Aparte tendríamos una serie de hábitos que pueden modificar nuestra conducta, para bien o para mal. Podemos encontrar una buena persona que esté convencido de que quemar libros sea una buena solución para evitar a los demás caer en el supuesto error. Posiblemente lo haga pensando que hace el bien  y, sin embargo, cae en algo tan peligroso como el fanatismo.           Actualmente estamos en una época muy difícil. El bombardeo conductivista llega a unos extremos nunca imaginados. Somos atacados con métodos subliminales desde todos los ángulos.           Es importante que se entienda que no pretendo, en ningún mo

Erzsébet Báthory La condesa sangrienta

Imagen
Erzsébet Báthory La condesa sangrienta         Erzsébet (Isabel, en castellano) Báthory nace en 1560 en Byrbathor, una ciudad de la región de Transilvania, en Hungría. Era sobrina de Istvan Báthory, príncipe de Transilvania y rey de Polonia y por lo tanto, prácticamente intocable.           A los 15 años la casaron con Ferenc Nadasdy que se pasó casi toda la vida batallando contra los otomanos. Es de destacar que Isabel era familia de Blad el empalador, luego conocido como Drácula.            La angelita era sádica por naturaleza, las misivas intercambiadas con su marido en la guerra no brillaban por sus frases de amor, intercambiaban sugerencias de como martirizar a los criados y cada uno aportaba sus ideas con el fin de hacerlas lo más sádicas posible.           Tuvieron varios hijos, de las pocas veces que el marido descansaba del continuo batallar, y que no intervienen para nada en la historia.           En 1604 muere el marido y esto da entrada a toda la maldad psicópata que Isabe

La catedral de Don Justo

Imagen
La catedral de Don Justo         En el año 1925 y para concretar más el 20 de septiembre nació en Mejorada del Campo (Madrid) un niño que, a pesar de no tener una cultura ni un gran patrimonio, estaba destinado a tener su propia catedral.           Este niño se llama Justo Gallego Martínez de profesión labrador.           Sus creencias religiosas le hicieron ingresar a los 27 años en el monasterio de Santa María de la Huerta, al que tuvo que dejar sin jurar los votos por una dolencia de tuberculosis en el año 1961.           En unos terrenos que había heredado de su padre comenzó, sin el respaldo de nadie (ni de la Iglesia), a construir su magna obra con materiales reciclados pues su nivel económico no le permitía nada mejor.           La dedica a Nuestra Señora del Pilar y el enorme esfuerzo que pone en su obra lo saca de su gran fe en Jesucristo ya que el trabajo lo ha hecho casi todo solo. Algunas veces es ayudado por familiares, voluntarios o contrata algún servicio cuando su escas

El castillo ideal

Imagen
  El castillo ideal             Para muchas personas solamente hubiera sido tropezar con una piedra, para él fué el principio de construir un castillo.           Por el año 1879 un humilde cartero francés, Ferdinand Cheval, en Châteauneuf-de-Galaure , un pueblo del sur de Francia, tropezó con una piedra que él consideró muy hermosa. La envolvió en un pañuelo y se la llevó, con la intención de buscar más piedras tan bonitas como aquella.           Poco a poco fue recogiendo una gran cantidad de piedras hermosas y, nuestro buen hombre pensando que podría hacer con ellas, se le ocurrió algo sencillo...construirse su castillo.           Tardó veinte años solamente en construir la fachada de lo que él denominó su "palacio ideal".           Los siguientes trece años, poco a poco, terminó su obra que en la actualidad cuenta con un templo indú, un castillo medieval, una mezquita y una sepultura que es en la que Ferdinan dejó escrito quería ser enterrado a su muerte.            En el

El vermutet

Imagen
El vermutet                    Recuerdo que hacía mucho calor. La abuela Manuela pasaba por la plaza con una cesta llena hasta los topes. Me ofrecía llevarle la cesta y Manuela aceptó encantada.           Apenas habíamos dado cuatro pasos cuando vimos pasar a Luisita Sanzonil, corriendo como siempre, por la acera de enfrente.           A sus veintirés años y con un cuerpo de escándalo, es imposible apartar los ojos de ella. Naturalmente Manuela, ojo avizor, se dió cuenta enseguida.           -Está ya enamorada Paquito -dijo sonriendo.           -¡Que vista tienes, Manuela! -le dije- ¿Y tu como lo sabes?           -Vente a casa, te invito a una limonada fresquita y te cuento lo que oi hace unos dias mientras hacía calceta a la sombra del soportal del bar de Eleno, justo a mi lado pasó lo que te voy a contar.           Era una oferta imposible de no aprovecharla y al cabo de un ratito, me contó lo siguiente.           Cierta tarde de verano, se encontraban en la plaza del pueblo de Mesxi

Biblioteca